, ,

Begonia Maculata Nro15

LAS PLANTAS SE RENUEVAN CONSTANTEMENTE. POR FAVOR CONSULTAR STOCK DEL MOMENTO.

La begonia maculata es un auténtico espectáculo natural. Una planta que reúne aspectos sumamente interesantes para quienes quieran decorar con plantas. Por un lado, tiene ese punto exótico perfecto para poner personalidad a cualquier espacio. Por otro, la singularidad de sus hojas es tal que es imposible que pase desapercibida en la estancia que esté. Y, por si estos dos aspectos fueran pocos, hay un tercero que cierra el círculo: los cuidados de la begonia maculata no son nada complicados.

Originaria de las zonas tropicales de México, esta planta tiene varios nombres. Para algunos es la begonia bambú, para otros la begonia tamaya. El nombre más extendido, begonia maculata, se debe a sus singulares lunares plateados que resaltan sobre el intenso verde de sus hojas. Pero añadamos un nombre más que nos ayuda a definirla. Uno muy particular que hace honor a la originalidad del porte de esta planta: alas de ángel. Y es que si algo define a la begonia maculata es que sus hojas caen en cascada a partir de su tronco central.

Si ya de por sí la begonia maculata es atractiva, guarda todavía otro as en la manga. Nos referimos a su floración. Una bellísima y con flores en forma de campana, que nace en forma de racimos ininterrumpidamente desde primavera hasta final del verano.

CUIDADOS DE LA BEGONIA MACULATA

Los cuidados de la begonia maculata son asumibles y no entrañan una gran dificultad. Pero que nadie se lleve a engaño. Hablamos de una planta tropical cultivada como parte de nuestras plantas de interior y en latitudes bien distintas al lugar del que es originaria. Un detalle que no podemos perder de vista, ya que marcan sus necesidades en un par de aspectos decisivos para su bienestar.

1. Temperatura, una de las claves de su cultivo

Empecemos por uno de los cuidados de la begonia maculata que debemos vigilar de cerca. Y dejémoslo claro desde el principio: no, no es una planta que tolere el frío. Una razón por la que se suele cultivar dentro de casa y, también, uno de los motivos que pueden comprometer su bienestar.

La temperatura ideal para esta begonia exótica son los 20 grados. También soporta altas temperaturas, si bien hay que ser cuidadosos. Que las soporte no significa que le sienten bien. Por eso, si vivimos en un clima muy cálido, lo ideal es colocarla en un sitio fresco y aumentar la pauta de riego.

Sobre su temperatura mínima, no es recomendable someterla a menos de 17 grados. A partir de ahí, su crecimiento se detiene y puede llegar a perder las hojas.

2. Iluminación, otro de los cuidados de la begonia maculata que no podemos desatender

Sabiendo que es una planta originalmente mexicana, nos hacemos una idea de sus necesidades de luz. La begonia maculata necesita muchísima luminosidad, pero nunca sol directo. Esto podría quemar sus preciosas y singulares hojas.

3. Riego, siempre moderado

Y sí, has leído bien: moderado. Por más que la begonia maculata sea una planta de origen tropical, no tolera el exceso de humedad. Es más: es una de las principales causas de muerte de esta planta, ya que las raíces tienden a pudrirse. Un detalle que debemos conocer para evitar que ese sea el destino de la nuestra, y que obliga a retirar el plato inferior de la maceta. Y no: tampoco tenemos que pulverizar sus hojas. Es cierto que demanda humedad ambiental, pero lograrla es tan sencillo como agruparla con otras plantas.

Para evitar ese exceso de riego, lo ideal es guiarnos por el sustrato. Si bien es cierto que debe estar seca antes de regar, bastará con dos riegos semanales en los meses de calor y uno a la semana el resto del año.

Contar con un buen drenaje debe ser una auténtica prioridad para el cultivo de la begonia maculata. Solo así garantizaremos la correcta evacuación del agua. Y, para acabar de fomentarlo, nada como elegir entre los distintos tipos de macetas una de barro. Un material poroso que, además, pone su granito de arena en la evaporación del exceso de humedad.

4. Abonado, fundamental para apoyar la floración

Uno de los cuidados de la begonia maculata que tendremos que apuntar en el calendario. Con la llegada de la primavera, es importante aplicar de manera regular una dosis de abono. Gracias a ella, promoveremos la floración pero, también, ayudaremos a la planta en el momento de mayor desgaste energético de todo el año.

Fertilizarla correctamente pasa por usar un abono mineral para plantas en flor, guano o, bien, un abono universal para plantas. En cuanto a la pauta, es sencilla de seguir: la mantendremos hasta que termine el verano.

5. Trasplante, una vez al año y en primavera

No nos dejemos engañar por el porte medio de la begonia maculata. Es cierto que hablamos de una planta de crecimiento lento, y que crece más a lo ancho que a lo alto. Para promover que cuente con los nutrientes que necesita es recomendable trasplantar una vez al año en un momento muy determinado: en primavera.

Además de esto, hay otras consideraciones para realizar el trasplante. Para empezar, el tipo de sustrato. Lo idóneo para la begonia maculata es una mezcla muy específica: 50% turba negra, 50% perlita. De esta manera, tendremos un suelo poroso que, además, drene bien.

El otro aspecto de interés es el tamaño de la maceta. Bastará con que sea máximo cuatro centímetros más grande de diámetro. No es recomendable cambiarla a una maceta que supere esas dimensiones. Si bien es cierto que necesitará espacio para crecer, es más importante que el crecimiento de sus raíces sea ordenado.

INFORME: Verdadero Blog